El huevo de … Nikola Tesla.

La anécdota se la escuché al guía del Museo de la Electrotecnia de Budapest mientras manipulaba un primitivo artilugio digno de alguien como Tesla.

Dicen que Níkola Tesla, de origen croata y estaunidense de adopción, estuvo en San Luis durante una feria de esas que salían en las viejas películas del oeste, presentando al público uno de sus muchos “inventos”. Esta vez se trataba del precursor del motor asíncrono de “jaula de ardilla” pero, ahí se encontraba sin duda el talento imaginativo de Tesla, sin jaula y sin ardilla y en cambio con … el huevo de colón.

Lo que vio cualquiera en aquel lugar se parece bastante a esto: Tesla aseguraba que el huevo que llevaba en la mano, de aspecto metálico y brillante, una vez colocado sobre un tambor de cobre que se apoyaba en una enorme bobina toroidal, empezaría a girar sobre sí mismo hasta que finalmente quedase en posición vertical girando como una peonza. El afirmaba que el huevo se parecía algo al de Colón, pues un inventor que se precie debe asegurarse siempre ser el primero.

 ¿Qué máquina era capaz de lograr este comportamiento del huevo? … Buena pregunta. … continuará.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: